Consejo Mexicano de Psicología

Síguenos

Enlaces

http://amapsi.org/Imagenes/amapsi-org.gif

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) propuso el 10 de septiembre para crear conciencia sobre el suicidio y tomar acciones para evitar que personas mueran víctimas de ellas mismas. Según datos publicados en su página oficial, cada año se suicida casi un millón de personas, lo que significa una tasa de mortalidad "global" de 16 por cada 100,000 habitantes, o una muerte cada 40 segundos, refiere que la tasa de suicidio ha aumentado en un 60% en los últimos 45 años a nivel mundial y que en1998 el suicidio representó el 1,8% de la carga global de morbilidad y en 2020 estima representará el 2,4%, que el suicidio es una de las tres primeras causas de defunción entre las personas de 15 a 44 años en algunos países, y la segunda causa en el grupo de 10 a 24 años (sin incluir las tentativas de suicidio, que asegura son hasta 20 veces más frecuentes que los casos de suicidio consumado), que las mayores tasas de suicidio se habían registrado entre los varones de edad avanzada, pero las tasas entre los jóvenes se han incrementado y actualmente representan el grupo de mayor riesgo en un tercio de los países, sin importar su nivel de desarrollo y que cada día hay en promedio casi 3,000 personas que ponen fin a su vida, y de cada 20 personas que intentan suicidarse, una lo consigue.

En la situación actual que vivimos, de enfrentamiento a la pandemia del Covid-19, la atención a la salud y la seguridad de la población, recae en un alto porcentaje, en la responsabilidad del ejercicio profesional de todo el personal de salud que participa en los diferentes niveles y espacios de atención pública.

Se trata de profesionales de alto nivel técnico científico y humano, con un elevado compromiso con sus deberes, con capacidad de construir una actitud calmada en situaciones difíciles, incluso que asumen de manera autónoma y argumentada la decisión de permanecer en sus puestos de trabajo sin flaquear. Pero esto no los hace inmune a transitar por situaciones del orden de lo psicológico, de tramas subjetivas complejas, emotivo-tensionales, potencialmente dañinas, que es necesario identificar, reconocer, prestarles la debida atención. Esto, precisamente en aras de mejorar el bienestar y la disposición general que permitirá darle
continuidad a las difíciles tareas que están emprendiendo.

Es por ello que algunas reflexiones y consejos, dirigidas al personal de salud que nos está cuidando, pudieran no estar de más en estos momentos, y resultar de utilidad operativa.

Adjuntos:
Descargar este archivo (Cuidados_compartidos.pdf)Cuidados_compartidos.pdf[ ]154 kB

Santiago de Querétaro, Querétaro. 23 de febrero de 2017 (Agencia Informativa Conacyt).- Investigadores de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), campus San Juan del Río, estudian el estado afectivo y psicofisiológico de pacientes con dolor crónico mediante el análisis de termografías.

Fuente: CONACYT

Entrevista de Ima Sanchíz a Thomas Emmenegger, psiquiatra y emprendedor social

Foto: Xavier Cervera

Todos los locos son tristes?

Ni mucho menos. Lo son si están solos.

¿Qué ha entendido?

Que todos somos diferentes incluso en la enfermedad mental. El diagnóstico no nos dice nada de la persona, para cada esquizofrénico hay que buscar un camino. La institución psiquiatra se debe adaptar a la singularidad de la persona.

Fuente: La Vanguardia

Foto: Gideon Tsang

José Manuel Bezanilla
Ma. Amparo Miranda
Jorge Humberto González Fabiani

Dentro de la atención y acompañamiento psicosocial de las personas que han sido víctimas de violencia o violaciones graves de derechos humanos, un factor fundamental a prevenir, es la revictimización, es la que surge a partir de que la persona que ha vivido una experiencia traumática, y al entrar en contacto con las autoridades o instituciones del estado, es receptora de tratos injustos e incluso puede ser criminalizada por el mismo acto del que fue receptora (Martorella, 2011). Uno de los factores principales de revictimización, lo constituye la violencia institucional, que a su vez es una manifestación de la violencia estructural. Para prevenir la revictimización, se requiere un trabajo de acompañamiento e intervención que provea las herramientas suficientes para que la persona puede articular la situación traumática, recupere la capacidad para ejercer sus derechos, se vea reconocida y reivindicada, así como con la posibilidad darle un sentido dentro de su proyecto de vida mediante el conocimiento de la verdad de los hechos y acceso efectivo a la justicia.