Considerando que

  1. Des­de hace más de 10 años se vie­ne pro­du­cien­do la con­for­ma­ción de redes y arti­cu­la­cio­nes entre enti­da­des de psi­co­lo­gía en Méxi­co y Amé­ri­ca Lati­na; debi­do a que la impor­tan­cia de la psi­co­lo­gía como cien­cia y pro­fe­sión ha cre­ci­do duran­te la segun­da mitad del siglo XX y las pri­me­ras déca­das del XXI, se pro­po­ne la crea­ción de un Con­se­jo que reúna ins­ti­tu­cio­nes, orga­ni­za­cio­nes, aca­dé­mi­cos y pro­fe­sio­na­les intere­sa­dos en el desa­rro­llo de esta dis­ci­pli­na de tal mane­ra que res­pon­dan a las nece­si­da­des del pue­blo mexicano.
  2. Los pla­nes de estu­dio en gene­ral, tien­den a man­te­ner­se des­fa­sa­dos de las nece­si­da­des reales y actua­les de la pobla­ción y orga­ni­za­cio­nes mexi­ca­nas, así como de los reque­ri­mien­tos de capa­ci­da­des téc­ni­cas por par­te de ins­ti­tu­cio­nes, empre­sas y per­so­nas que con­tra­tan los ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les de psi­có­lo­gos. Con fre­cuen­cia, la ense­ñan­za de la psi­co­lo­gía ha depen­di­do de con­cep­tos, téc­ni­cas y meto­do­lo­gías pro­ve­nien­tes de con­tex­tos muy dife­ren­tes a las reali­da­des y a las carac­te­rís­ti­cas cul­tu­ra­les de nues­tro país. El estu­dian­ta­do de psi­co­lo­gía revi­sa pre­pon­de­ran­te­men­te a autores/as euro­peos, esta­dou­ni­den­ses o asiá­ti­cos. Sin dejar de valo­rar esas pro­pues­tas, en diá­lo­go con ellas, es nece­sa­rio apro­ve­char las apor­ta­cio­nes de autores/as mexi­ca­nos y latinoamericanos.
  3. Es nece­sa­rio un espa­cio de encuen­tro y arti­cu­la­ción para el diá­lo­go cons­truc­ti­vo entre pro­fe­sio­na­les, orga­ni­za­cio­nes gre­mia­les, investigadores/as, ins­ti­tu­cio­nes y docen­tes, abri­dor de men­ta­li­da­des y gene­ra­dor de nue­vas posi­bi­li­da­des que atien­dan cabal­men­te las nece­si­da­des socia­les y el mun­do del tra­ba­jo; que impul­sen el desa­rro­llo de inves­ti­ga­cio­nes social­men­te rele­van­tes y pro­mue­van el posi­cio­na­mien­to de la psi­co­lo­gía como una dis­ci­pli­na con capa­ci­dad para dise­ñar pro­yec­tos y pro­gra­mas diri­gi­dos a dife­ren­tes sec­to­res y aspec­tos de la vida en México.
  4. La situa­ción des­cri­ta impli­ca un reto y una opor­tu­ni­dad para que pro­fe­sio­na­les e investigadores/as de la psi­co­lo­gía, sus orga­ni­za­cio­nes y las dife­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes don­de se impar­te psi­co­lo­gía en Méxi­co se vin­cu­len para retro­ali­men­tar­se, coope­rar, rea­li­zar inter­cam­bios aca­dé­mi­cos y pro­yec­tar social­men­te acti­vi­da­des, como base para acre­cen­tar su par­ti­ci­pa­ción en la vida social y en las polí­ti­cas públi­cas, mejo­ran­do tam­bién la cali­dad de la for­ma­ción pro­fe­sio­nal para garan­ti­zar la con­cien­cia y el com­pro­mi­so social vin­cu­la­dos a una for­ma­ción éti­ca que se sus­ten­te en la fami­lia­ri­dad con las prin­ci­pa­les pro­ble­má­ti­cas del pue­blo mexicano.
  5. Es indis­pen­sa­ble que el estu­dian­ta­do de psi­co­lo­gía sean for­ma­dos en la capa­ci­dad y domi­nio para el dise­ño de teo­rías, enfo­ques, méto­dos, téc­ni­cas e ins­tru­men­tos ade­cua­dos para rea­li­zar inves­ti­ga­cio­nes rele­van­tes, así como para aten­der con efi­ca­cia y efi­cien­cia las nece­si­da­des psi­co­ló­gi­cas socia­les, actua­les y poten­cia­les. En la for­ma­ción de pro­fe­sio­na­les e investigadores/as en psi­co­lo­gía, debe impul­sar­se la capa­ci­dad de inno­va­ción y gene­ra­ción de pro­pues­tas que inci­dan social y polí­ti­ca­men­te para el bien­es­tar y el desa­rro­llo mate­rial, cor­po­ral, emo­cio­nal y cul­tu­ral de la pobla­ción mexicana.

Con base en lo ante­rior se pos­tu­la la siguiente 

Lineamientos generales

  1. Los cono­ci­mien­tos psi­co­ló­gi­cos deben com­pren­der la diver­si­dad cul­tu­ral y las nece­si­da­des del país.
  2. En los esta­dos de la repú­bli­ca hay pro­ble­mas rele­van­tes en la fami­lia, edu­ca­ción, vivien­da, salud, tra­ba­jo y, en gene­ral, de las con­di­cio­nes de vida de la población.
  3. Cual­quier desa­rro­llo social, polí­ti­co y eco­nó­mi­co debe con­si­de­rar el acce­so equi­ta­ti­vo y jus­to a las mejo­res con­di­cio­nes de vida, con­tan­do con todos los ser­vi­cios nece­sa­rios para vivir con salud, tran­qui­li­dad, ale­gría, liber­tad, dig­ni­dad y esperanza.
  4. Dichas con­di­cio­nes de vida son dere­chos huma­nos y es un com­pro­mi­so éti­co de la psi­co­lo­gía pre­ser­var­los y ten­der a que sean res­pe­ta­dos en todas sus dimensiones.
  5. Exis­te una nece­si­dad urgen­te en Méxi­co de inte­grar todos los sec­to­res de la socie­dad en la cons­truc­ción de polí­ti­cas públi­cas que pro­mue­van opor­tu­ni­da­des en el acce­so a los bie­nes eco­nó­mi­cos y cul­tu­ra­les; a las cien­cias y tecnologías.
  6. En los últi­mos 50 años, la psi­co­lo­gía desa­rro­lló un cono­ci­mien­to cien­tí­fi­co sobre las nece­si­da­des, moti­va­cio­nes e intere­ses del ser humano y, por lo tan­to, tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de cons­ti­tuir­se en refe­ren­cia para la cons­truc­ción de polí­ti­cas públicas.
  7. El desa­rro­llo de la psi­co­lo­gía en Méxi­co debe impul­sar­se a tra­vés del inter­cam­bio y la cola­bo­ra­ción entre pro­fe­sio­na­les, cien­tí­fi­cos, ins­ti­tu­cio­nes for­ma­do­ras y orga­ni­za­cio­nes profesionales.
  8. Este inter­cam­bio requie­re de una orga­ni­za­ción para ges­tio­nar pro­yec­tos com­par­ti­dos y para la obten­ción de los recur­sos necesarios.

Por lo antes dicho, los pro­fe­sio­na­les, cien­tí­fi­cos, ins­ti­tu­cio­nes for­ma­do­ras y orga­ni­za­cio­nes pro­fe­sio­na­les pre­sen­tes en la Asam­blea Cons­ti­tu­ti­va, acuer­dan for­mar una Aso­cia­ción Civil con el nom­bre de CONSEJO MEXICANO DE PSICOLOGÍA (CMP), como una enti­dad orien­ta­da por los siguien­tes prin­ci­pios:

  1. Con­tri­buir al desa­rro­llo de una psi­co­lo­gía plu­ral, en diá­lo­go interno y externo, para la inte­gra­ción y desa­rro­llo de las diver­sas expre­sio­nes de la psi­co­lo­gía mexi­ca­na y latinoamericana.
  2. Incen­ti­var que la psi­co­lo­gía com­pren­da la reali­dad de los pro­ce­sos his­tó­ri­cos, socia­les, cul­tu­ra­les y polí­ti­cos de Méxi­co y de los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos, res­pon­dien­do a sus reque­ri­mien­tos específicos.
  3. Desa­rro­llar acti­tu­des y apti­tu­des para con­tri­buir al desa­rro­llo y cre­ci­mien­to de la demo­cra­cia en su sen­ti­do eti­mo­ló­gi­co, al for­ta­le­ci­mien­to de la iden­ti­dad del pue­blo mexi­cano, de su inde­pen­den­cia y de su sobe­ra­nía nacional.
  4. Pro­mo­ver la salud psi­co­ló­gi­ca a tra­vés de la liber­tad, la equi­dad, la plu­ra­li­dad, la res­pon­sa­bi­li­dad, la jus­ti­cia, la soli­da­ri­dad social, la diver­si­dad y los dere­chos humanos.
  5. Res­pe­tar y cola­bo­rar entre los dife­ren­tes enfo­ques y mane­ras de pen­sar la psi­co­lo­gía, así como entre ins­ti­tu­cio­nes y orga­ni­za­cio­nes de la disciplina.
  6. Fomen­tar el desa­rro­llo cien­tí­fi­co, éti­co, pro­fe­sio­nal y cole­gia­do de los psi­có­lo­gos, para evi­tar la usur­pa­ción de fun­cio­nes y la intrusión.

ESTATUTOS

CAPÍTULO I
DENOMINACIÓN Y OBJETO SOCIAL

Artícu­lo 1. Con la deno­mi­na­ción del CONSEJO MEXICANO DE PSICOLOGÍA se cons­ti­tu­ye en la ciu­dad de Ixtlahua­ca, Méxi­co, el 23 de octu­bre de 2014 y por un tiem­po inde­fi­ni­do, una red de arti­cu­la­ción aca­dé­mi­ca entre pro­fe­sio­na­les, fede­ra­cio­nes, investigadores/as, docen­tes, ins­ti­tu­cio­nes y orga­ni­za­cio­nes de psi­co­lo­gía mexicanos.

Artícu­lo 2. El CONSEJO MEXICANO DE PSICOLOGÍA y todos sus miem­bros se com­pro­me­ten a defen­der y cum­plir su Decla­ra­ción de Principios.

Artícu­lo 3. Los miem­bros del CONSEJO MEXICANO DE PSICOLOGÍA acep­tan res­pe­tar estos esta­tu­tos que reco­no­cen la auto­no­mía de orga­ni­za­cio­nes, ins­ti­tu­cio­nes, gru­pos aca­dé­mi­cos y psi­có­lo­gos que se incor­po­ren a él.

Artícu­lo 4. Los obje­ti­vos del Con­se­jo MEXICANO DE PSICOLOGÍA son los siguientes:

  1. Impul­sar la pro­duc­ción de cono­ci­mien­tos cien­tí­fi­cos, meto­do­ló­gi­cos y pro­fe­sio­na­les para una psi­co­lo­gía com­pro­me­ti­da con el mejo­ra­mien­to de la cali­dad de vida y el bien­es­tar de per­so­nas, fami­lias, comu­ni­da­des e ins­ti­tu­cio­nes del país.
  2. Rea­li­zar inter­cam­bios de infor­ma­ción y retro­ali­men­ta­ción sobre los pla­nes y pro­gra­mas de estu­dio, impul­san­do el dise­ño de los mis­mos y de inves­ti­ga­cio­nes con un com­pro­mi­so social con las reali­da­des de las enti­da­des fede­ra­ti­vas y pro­yec­ción de la psi­co­lo­gía mexi­ca­na generadora.
  3. Emi­tir opi­nio­nes, dar segui­mien­to y sobre el deber ser de la for­ma­ción de gra­do y pos­gra­do de psi­co­lo­gía así como sobre las orien­ta­cio­nes, com­pro­mi­so éti­co-social en la for­ma­ción de las nue­vas gene­ra­cio­nes pro­fe­sio­na­les e investigadoras/es de la psi­co­lo­gía en México.
  4. Inci­dir en los medios de comu­ni­ca­ción para expre­sar cri­te­rios y con­cep­tos rele­van­tes para la opi­nión públi­ca y defen­der el res­pe­to a la cien­cia y a la pro­fe­sión psicológica.
  5. Gene­rar, pro­mo­ver y par­ti­ci­par en ini­cia­ti­vas de ley para el desa­rro­llo de la salud psi­co­ló­gi­ca y el bien­es­tar social, así como para regu­lar el mejor ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal de los psicólogos.
  6. Pro­mo­ver inter­cam­bios y estan­cias de docen­tes, inves­ti­ga­do­res y movi­li­dad estudiantil.
  7. Gene­rar, apo­yar y com­par­tir pro­yec­tos de edu­ca­ción de psicología.
  8. Desa­rro­llar un por­tal elec­tró­ni­co que reúna los sitios de las diver­sas ins­ti­tu­cio­nes y orga­ni­za­cio­nes con reco­no­ci­mien­to social que impar­ten Psi­co­lo­gía en Méxi­co y sea pun­to de refe­ren­cia para estu­dian­tes, docen­tes e investigadores.
  9. Impul­sar el apro­ve­cha­mien­to de las nue­vas tec­no­lo­gías para el desa­rro­llo pro­fe­sio­nal, gre­mial, cien­tí­fi­co y aca­dé­mi­co de la psi­co­lo­gia en México.
  10. Pro­mo­ver el reco­no­ci­mien­to mutuo de los pla­nes de estu­dios de asig­na­tu­ras y sis­te­ma de cré­di­tos transferibles.
  11. Cola­bo­rar en la orga­ni­za­ción y pro­mo­ver la par­ti­ci­pa­ción en even­tos cien­tí­fi­cos, pro­fe­sio­na­les y gre­mia­les, nacio­na­les e internacionales.
  12. Com­par­tir e inter­cam­biar publi­ca­cio­nes y rea­li­zar coedi­cio­nes, impre­sas o electrónicas.
  13. Difun­dir, man­te­ner y pro­mo­ver cri­te­rios éti­cos en la for­ma­ción y el ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal de los psicólogos/as.
  14. Desa­rro­llar un amplio, diver­so y fruc­tí­fe­ro inter­cam­bio de cul­tu­ras pro­fe­sio­na­les, aca­dé­mi­cas y cien­tí­fi­cas en psicología.
  15. Vin­cu­lar­se con ins­ti­tu­cio­nes y orga­ni­za­cio­nes de la comu­ni­dad cien­tí­fi­ca inter­na­cio­nal, prio­ri­ta­ria­men­te de Amé­ri­ca Latina.
  16. Esta­ble­cer un sis­te­ma de dis­tin­cio­nes, acre­di­ta­ción y reco­no­ci­mien­tos para los pro­fe­sio­na­les, docen­tes, inves­ti­ga­do­res, orga­ni­za­cio­nes, carre­ras y pos­gra­dos de Psicología.
  17. Rea­li­zar la cer­ti­fi­ca­ción perió­di­ca de los psi­có­lo­gos en ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal para ava­lar e incen­ti­var la cali­dad de sus servicios.

CAPÍTULO II
DE LOS INTEGRANTES DEL CONSEJO MEXICANO DE PSICOLOGÍA

Artícu­lo 6. Podrán ser inte­gran­tes del Con­se­jo MEXICANO DE PSICOLOGÍA

  1. Las ins­ti­tu­cio­nes for­ma­do­ras de psi­có­lo­gos tan­to de nivel Licen­cia­tu­ra como de Pos­gra­do, públi­cas y pri­va­das, debi­da­men­te regis­tra­das, habi­li­ta­das y reco­no­ci­das como tales, que ten­gan sus sedes en las enti­da­des federativas.
  2. Enti­da­des o aso­cia­cio­nes que con­gre­gan psi­có­lo­gos en ejer­ci­cio o ges­tio­nan la for­ma­ción y ense­ñan­za en Psi­co­lo­gía en México.
  3. Psi­có­lo­gos y psi­có­lo­gas docen­tes, investigadores/as, direc­ti­vos dedi­ca­dos a la for­ma­ción y ense­ñan­za de la psi­co­lo­gía en ins­ti­tu­cio­nes inclui­das en los inci­sos anteriores.
  4. Per­so­nas e ins­ti­tu­cio­nes que con­tri­bu­yan o hayan con­tri­bui­do a la for­ma­ción y la ense­ñan­za de la Psi­co­lo­gía en el país.
  5. Per­so­nas que a con­si­de­ra­ción de la Asam­blea Gene­ral sean desig­na­dos Miem­bros Hono­ra­rios, con­si­de­ran­do su com­pro­mi­so con el idea­rio y los prin­ci­pios del CONSEJO MEXICANO DE PSICOLOGÍA

Artícu­lo 7. Para ser inte­gran­te del CONSEJO MEXICANO DE PSICOLOGÍA se requie­re hacer la soli­ci­tud por escri­to en la que se expre­se cono­cer y estar dis­pues­to a com­pro­me­ter­se con los prin­ci­pios y los esta­tu­tos del Con­se­jo MEXICANO DE PSICOLOGÍA, con los datos completos.

  1. expo­si­ción de motivos
  2. sem­blan­za curricular
  3. pagar cuo­ta anual

Artícu­lo 8. La admi­sión para ser inte­gran­te de este Con­se­jo se hará por apro­ba­ción del Con­se­jo Eje­cu­ti­vo veri­fi­can­do que se cum­pla con lo esta­ble­ci­do en estos esta­tu­tos e infor­man­do a la Asam­blea para su ratificación.

Artícu­lo 9. Los inte­gran­tes del CONSEJO MEXICANO DE PSICOLOGÍA ten­drán los siguien­tes dere­chos y obligaciones:

  1. Par­ti­ci­par con voz y voto en las Asambleas.
  2. Inte­grar­se a órga­nos, car­gos o comi­sio­nes que dis­pon­ga el CONSEJO MEXICANO DE PSICOLOGÍA, en los tér­mi­nos de estos estatutos.
  3. Gozar de todos los bene­fi­cios que otor­ga el CONSEJO MEXICANO DE PSICOLOGÍA.
  4. Par­ti­ci­par en los even­tos pro­mo­vi­dos por el CONSEJO MEXICANO DE PSICOLOGÍA.
  5. Cum­plir con las deci­sio­nes de la Asam­blea y del Con­se­jo Eje­cu­ti­vo, res­pe­tan­do la auto­no­mía de las ins­ti­tu­cio­nes y orga­ni­za­cio­nes integrantes.
  6. Cubrir su cuo­ta anual de acuer­do a su fecha de ingreso.

Artícu­lo 10. La con­di­ción de miem­bro se per­de­rá por las siguien­tes razones:

  1. Si dejan de cum­plir con los prin­ci­pios y/o esta­tu­tos del CONSEJO MEXICANO DE PSICOLOGÍA.
  2. Por soli­ci­tud expresa.

CAPÍTULO III
DEL PATRIMONIO

Artícu­lo 11. El patri­mo­nio del CONSEJO MEXICANO DE PSICOLOGÍA será admi­nis­tra­do por el Pre­si­den­te y el Teso­re­ro del Con­se­jo Eje­cu­ti­vo quie­nes ren­di­rán cuen­tas en la Asam­blea Gene­ral, la que deci­di­rá su apro­ba­ción o recha­zo, y está cons­ti­tui­do por:

  1. Las cuo­tas de sus miem­bros, cuya can­ti­dad y for­ma de pago será regla­men­ta­da por la Asamblea.
  2. Los ingre­sos gene­ra­dos por las acti­vi­da­des del CONSEJO MEXICANO DE PSICOLOGÍA.
  3. Toda can­ti­dad de dine­ro y bie­nes patri­mo­nia­les que, por sub­ven­ción y/o dona­ción, sea acep­ta­da por el CONSEJO MEXICANO DE PSICOLOGÍA.

Artícu­lo 12. Los fon­dos del CONSEJO MEXICANO DE PSICOLOGÍA serán depo­si­ta­dos en un ban­co comer­cial de reco­no­ci­da res­pon­sa­bi­li­dad, debien­do con­tar con la apro­ba­ción de la Asam­blea Gene­ral. Los recur­sos del Con­se­jo MEXICANO DE PSICOLOGÍA serán uti­li­za­dos exclu­si­va­men­te en el cum­pli­mien­to de sus objetivos.

CAPÍTULO IV
DEL GOBIERNO DEL CONSEJO MEXICANO DE PSICOLOGÍA

Artícu­lo 13. El gobierno del CONSEJO MEXICANO DE PSICOLOGÍA será ejer­ci­do por:

  1. La Asam­blea Gene­ral del CONSEJO MEXICANO DE PSICOLOGÍA
  2. El Con­se­jo Ejecutivo

Artícu­lo 14. La Asam­blea Gene­ral del Con­se­jo MEXICANO DE PSICOLOGÍA repre­sen­ta la más alta auto­ri­dad y será inte­gra­da por todos los miem­bros pre­sen­tes; sus deci­sio­nes sólo podrán ser modi­fi­ca­das por otra Asamblea.

Artícu­lo 15. La Asam­blea Gene­ral se reu­ni­rá cada seis meses. El núme­ro de asis­ten­tes nece­sa­rios para las reunio­nes será del 50 por cien­to más uno, en caso con­tra­rio, con dife­ren­cia de 1 hora se ini­cia­rá la Asam­blea con los miem­bros que estén pre­sen­tes. Podrán ser con­vo­ca­das Asam­bleas Extra­or­di­na­rias, por la mayo­ría sim­ple de los miem­bros del Con­se­jo Ejecutivo.

Artícu­lo 16. El anun­cio de la reu­nión de Asam­blea Gene­ral debe hacer­se al menos dos meses antes de su cele­bra­ción, y debe con­te­ner infor­ma­ción pre­li­mi­nar rela­ti­va al Orden del Día, lugar y fecha de la reu­nión. Cada miem­bro pue­de plan­tear mocio­nes y pun­tos para el Orden del Día, comu­ni­cán­do­lo por escri­to vía correo elec­tró­ni­co con­fir­mar de reci­bi­do has­ta 21 días antes de la Asam­blea. Cada pro­pues­ta tie­ne que estar rea­li­za­da por escri­to, des­cri­bien­do sus con­te­ni­dos, refe­ren­cia esta­tu­ta­ria en su caso, pre­su­pues­tos y posi­bles cos­tos si las hubie­re. El Orden del Día defi­ni­ti­vo debe lle­gar a los miem­bros 15 días antes de la fecha de la reu­nión de la Asam­blea General.

Artícu­lo 17. El Con­se­jo Eje­cu­ti­vo esta­rá for­ma­do por un/a Presidente/a, un/a Secretario/a, un/a Tesorero/a y cua­tro miem­bros de dife­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes o zonas geo­grá­fi­cas, elec­tos por la Asam­blea Gene­ral y dura­rán dos años en su man­da­to. Cada nomi­na­ción debe ser acom­pa­ña­da por una sem­blan­za curri­cu­lar del nominado.

Artícu­lo 18. Los miem­bros del CONSEJO MEXICANO DE PSICOLOGIA inte­gra­rán gru­pos de tra­ba­jo para el desa­rro­llo de los siguien­tes temas:

  1. Acre­di­ta­ción
  2. Cer­ti­fi­ca­ción
  3. Escue­la para padres
  4. Manual de salud psicológica
  5. Éti­ca profesional
  6. Inves­ti­ga­ción
  7. Pre­mio Coatlicue
  8. Edu­ca­ción
  9. Publi­ca­cio­nes
  10. Aque­llos que se deriven

Artícu­lo 19. El quó­rum del Con­se­jo Eje­cu­ti­vo es por mayo­ría sim­ple. Cada miem­bro tie­ne un voto. Cuan­do la vota­ción está divi­di­da por par­tes igua­les el o la Pre­si­den­te o en su ausen­cia el o la Secretario/a, ten­drá un voto doble. Son fun­cio­nes del Con­se­jo Eje­cu­ti­vo, sin per­jui­cio del regla­men­to de fun­cio­na­mien­to que pudie­ra darse:

  1. Tener la repre­sen­ta­ción del Con­se­jo MEXICANO DE PSICOLOGÍA.
  2. Eje­cu­tar y rea­li­zar los acuer­dos ade­más del segui­mien­to de los acuer­dos de la Asam­blea Gene­ral de la Asam­blea General.
  3. Pre­sen­tar el infor­me bia­nual de ges­tión a la Asam­blea Gene­ral para su aprobación.
  4. Ges­tio­nar accio­nes para el cum­pli­mien­to de los fines del Con­se­jo MEXICANO DE PSICOLOGÍA.
  5. Difun­dir en for­ma ofi­cial y públi­ca la opi­nión del Con­se­jo MEXICANO DE PSICOLOGÍA en los asun­tos de inte­rés profesional.
  6. Pre­sen­tar estu­dios, infor­mes y dic­tá­me­nes cuan­do le sean reque­ri­dos, ase­so­ran­do a Ins­ti­tu­cio­nes o Empre­sas, así como a toda enti­dad públi­ca o pri­va­da que fun­da­da­men­te lo soli­ci­te. El Con­se­jo Eje­cu­ti­vo podrá desig­nar comi­sio­nes de tra­ba­jo o desig­nar a los psi­có­lo­gos que esti­me opor­tu­nos para pre­pa­rar tales estu­dios o informes.
  7. Some­ter los asun­tos de inte­rés gene­ral a la deli­be­ra­ción y acuer­do de la Asam­blea General.
  8. Difun­dir y apo­yar las acti­vi­da­des y ser­vi­cios de carác­ter pro­fe­sio­nal o aca­dé­mi­co de las enti­da­des e ins­ti­tu­cio­nes integrantes.
  9. Recau­dar las cuo­tas y apor­ta­cio­nes esta­ble­ci­das, ela­bo­rar y eje­cu­tar el pre­su­pues­to y hacer el balan­ce bianual.
  10. Infor­mar a los miem­bros de las acti­vi­da­des y acuer­dos, así como pre­pa­rar la memo­ria anual de su gestión.
  11. Acor­dar la con­vo­ca­to­ria de sesio­nes extra­or­di­na­rias de la Asam­blea General.
  12. Redac­tar los temas del Orden del Día de las Asam­bleas y some­ter­lo a las con­sul­tas previas.
  13. Con­vo­car a los miem­bros del CONSEJO MEXICANO DE PSICOLOGÍA para par­ti­ci­par en las acti­vi­da­des acordadas.
  14. Coor­di­nar las acti­vi­da­des de los gru­pos de tra­ba­jo o comi­sio­nes desig­nan­do a sus responsables.
  15. Rea­li­zar ope­ra­cio­nes con bancos.
  16. Pro­mo­ver la afi­lia­ción de nue­vos miembros

Artícu­lo 20. En cual­quier momen­to las orga­ni­za­cio­nes y las ins­ti­tu­cio­nes miem­bros pue­den cam­biar su repre­sen­ta­ción, de mane­ra fun­da­da. En caso de que­dar sin quó­rum el Con­se­jo Eje­cu­ti­vo, el mis­mo pue­de apro­bar un sus­ti­tu­to tem­po­ral entre los inte­gran­tes de la Asam­blea, has­ta la pró­xi­ma reu­nión de la Asam­blea General.

Artícu­lo 21. Todos los car­gos serán hono­rí­fi­cos, sin sala­rios o bene­fi­cios eco­nó­mi­cos y sólo habrá la posi­bi­li­dad de una reelec­ción en el mis­mo cargo.

Artícu­lo 22. Las cuo­tas de ins­crip­ción anua­les son:

  1. $350 por persona
  2. $500 por Asociación

CAPÍTULO V
DE LOS CONGRESOS Y EVENTOS

Artícu­lo 23. EL CONSEJO MEXICANO DE PSICOLOGÍA par­ti­ci­pa­rá en los Con­gre­sos y Even­tos Aca­dé­mi­cos que sean con­vo­ca­dos por algu­na de las orga­ni­za­cio­nes o ins­ti­tu­cio­nes Miem­bros, y a pro­pues­ta de las mismas.

Artícu­lo 24. El CONSEJO MEXICANO DE PSICOLOGÍA orga­ni­za­rá sus pro­pios encuen­tros nacio­na­les y/o inter­na­cio­na­les con diver­sas temá­ti­cas para dar cum­pli­mien­to a sus fines y propósitos.

CAPÍTULO VI
DE LAS MODIFICACIONES DE LOS ESTATUTOS

Artícu­lo 25. Las modi­fi­ca­cio­nes a intro­du­cir­se en los Esta­tu­tos serán pro­pues­tas a la Asam­blea por el Con­se­jo Eje­cu­ti­vo o a soli­ci­tud pre­sen­ta­da por dos o más miem­bros, por lo menos 45 días antes de la Asam­blea y comu­ni­ca­das por éste a los miem­bros con una anti­ci­pa­ción no menor de 15 días.

CAPÍTULO VII
DE LA DISOLUCIÓN DEL CONSEJO MEXICANO DE PSICOLOGÍA

Artícu­lo 26. Para disol­ver el CONSEJO MEXICANO DE PSICOLOGÍA se nece­si­ta el voto apro­ba­to­rio de las dos ter­ce­ras par­tes de los miembros.

Artícu­lo 27. En caso de diso­lu­ción del Con­se­jo MEXICANO DE PSICOLOGÍA su patri­mo­nio será dona­do a la Ins­ti­tu­ción que la Asam­blea Gene­ral decida.

CAPÍTULO VIII
DISPOSICIONES TRANSITORIAS

Artícu­lo 28. En la Asam­blea Cons­ti­tu­ti­va del Con­se­jo MEXICANO DE PSICOLOGÍA podrán par­ti­ci­par de las vota­cio­nes quie­nes se hayan regis­tra­do al ini­ciar esta Asam­blea, y que­da­rán como miem­bros fundadores. 

Artícu­lo 29. En la Asam­blea de fun­da­ción se desig­na­rá a los inte­gran­tes del pri­mer Con­se­jo Eje­cu­ti­vo, se fija­rá la cuo­ta anual de afi­lia­ción deci­dién­do­se su entra­da en vigen­cia y se deci­di­rá la fecha de fina­li­za­ción del pri­mer ejer­ci­cio contable.

Artícu­lo 30. Lo que no se hubie­re pre­vis­to en estos Esta­tu­tos, así como la inter­pre­ta­ción de cual­quie­ra de sus dis­po­si­cio­nes será resuel­to por el Con­se­jo Eje­cu­ti­vo, quien dará cuen­ta de sus deter­mi­na­cio­nes o reso­lu­cio­nes a la Asam­blea Gene­ral, en su reu­nión pró­xi­ma inmediata.